Search.SearchTitle

Magazine

espíritu botanicals

Emily, 40 años, fisioterapeuta

Mi cambio de vida, de ser Mánager de Marketing de Telecomunicaciones a fisioterapeuta. 


¿Qué es lo que motivó el cambio? Ayudar a otros ha sido siempre parte de mí. Me gusta escuchar a otras personas y guiarlas en su batalla para superar obstáculos y alcanzar nuevas metas. Yo solía ser mánager de marketing de telecomunicaciones; hace cinco años, tomé parte en una conferencia de fisioterapia – y me pareció tan interesante que me acerqué a hablar con el orador. Le pregunté: “¿Cómo llegaste al lugar en el que estás ahora?”. Me dio su tarjeta de visita, quedamos otro día y me dio consejos y orientación. Empecé a formarme, trabajé noches y fines de semana, empecé varios trabajos de prácticas y básicamente consagré mi tiempo libre (¡vacaciones incluidas!) a conseguir mi nueva meta. 


¿Cómo es tu vida a día de hoy? He abierto mi propio centro de fisioterapia, en mitad de la ciudad. Es sencillo pero bonito, me encantó decorarlo. A mis pacientes parece gustares mucho también… estoy encantada de haber encontrado un trabajo que me llene de verdad. También me encanta ser mi propia jefa, y construir relaciones de calidad con mis pacientes: sus victorias son de alguna forma también mías. Cuando un paciente se encuentra mejor, después de algunos meses de trabajo, vuelven a agradecérmelo de las formas más bonitas – es el premio más importante para mí. 


¿Algún consejo? Sigue tus sueños. Nunca es demasiado tarde para encontrar la profesión hecha a tu medida. Por supuesto, debes ser constante y no dejar de intentarlo. La formación puede ser larga y a veces muy difícil, pero si le pones empeño, no hay nada que no puedas hacer. Un trabajo que te apasione puede cambiar tu vida. 

Novedades

magazine